c Como prevenir la caries


Dos mujeres Tahitianas - Obra de Paul Gauguin

Información, controles periódicos y adelantos científicos aportan a la calidad de vida.

Dr. Armando Matiz Reyes*

Tradicionalmente, el papel del odontólogo en el manejo de caries ha estado limitado a tratamiento intervensionista y a restauración de los daños. La patogénesis de la caries ha sido objeto de intensa investigación. La fisiopatología de la caries dental ya ha sido comprendida. Es cierto, como se conoce hace años, que la infección por Streptococus Mutans (una bacteria adquirida por el niño a temprana edad, a partir de la madre) es factor necesario para que la enfermedad aparezca. Sin embargo, no es el único y muchos otros eventos favorecen su desarrollo.

La infección por vih y el sida pueden constituirse en un factor de oportunidad para la caries, si las personas no participan en un proceso preventivo y de autocuidado. El proceso de caries puede terminar en la perdida de los dientes lo que impacta la autoestima, y procesos inherentes a la autoeficacia.

 

Las caries deben entenderse como un desplazamiento del equilibrio entre la formación del esmalte y la remodelación continua que sufre esta sustancia. Sólo lesionan el esmalte las bacterias con capacidad para generar un ambiente ácido (por la producción de ácido láctico). El medio ideal para que las bacterias alcancen con una acción dañina está dado por los carbohidratos ingeridos en la dieta, que se convierten en motor para que continúe la desmineralización.

Todos estos pasos en el proceso que lleva hasta el desarrollo de las caries en las personas que viven con vih o sida son susceptibles de ser modificados con el manejo clínico. Suprimir los gérmenes de la cavidad oral ha sido el arma principal con la cual los odontólogos y pacientes han contado a lo largo de los años. Las sustancias diseñadas para el control de la placa también disminuyen la densidad bacteriana en el esmalte y la superficie dental. Los derivados del fenol, de las biguanidas (como clorohexidina), lo mismo que el fluoruro de sodio, son efectivos como reductores de la placa y del estreptococo.

Los primeros signos clínicos de que ha comenzado la desmineralización del esmalte son las manchas blancas que aparecen sobre el diente. Este estado del desarrollo de las caries, antes de que se fracture la capa de esmalte, puede ser detenido por fluoruros y fosfato de calcio. Cuando ya se han formado cavidades en la pieza dental, es deseable disminuir la velocidad con la cual se desarrolla la lesión, para la restauración.

Un área de investigación es el diseño de materiales que detengan la reaparición de las caries, así como entender la enfermedad de la cavidad oral en la infección con vih y el sida como un proceso dinámico y multifactorial, no estático; un rol que las personas viviendo con vih o sida pueden asumir frente a la enfermedad oral es adquirir información, asistir a controles periódicos y entender que los avances y las investigaciones pueden mejorar la calidad de vida.

*Odontólogo especialista en estética – Facilitador en procesos de desarrollo humano